Las migraciones no caen del cielo

Todos los días millones de personas expulsadas de sus tierras, por razones variopintas e interminables, van condenados por el capitalismo en búsqueda de migajas laborales y limosnas políticas. Van con su carga descomunal de miseria planetaria a hombros y con la esperanza de que la suerte acompañe para no morir en el intento. En Alemana, en Italia, en Francia, en España… y en USA, por ejemplo, políticos, clérigos y empresarios se reúnen para ensayar gestos de perplejidad y consternación. Se aplauden, se dan palmaditas en la espalda, reúnen algunas dádivas y vuelven satisfechos al sueño uterino mass media con sus cámaras y sus micrófonos entrenados en inocular un poco de tranquilidad a sus jefes bancarios y a sus pares empresarios. “Ya se han tomado las medidas pertinentes para atender esta emergencia”.

En un sector nada pequeño de la burguesía planetaria vive la idea de que la “Gente que Hace”, es decir la que es realmente útil y productiva, es aquella que “hace” negocios, que acumula propiedades y que “hace” dinero. Lo dicen sin empacho en público y en privado, es una convicción enraizada y es un pilar de la ideología dominante. Todos los demás son un lastre, son un estorbo o son enemigos del “hacer”. Y cuestan mucho. En España ya se organizan los muchachos enamorados de la limpieza… étnica. En Argentina la derecha cuenta con pocos, están emocionados.

Ese sector siente y cree que el mundo ha sido hecho por ellos y para ellos, es su mundo. Sienten y creen que todo lo que los “otros” hacen y exigen es un despojo, un hurto, un parasitismo de la mayoría que no sólo oficia de lastre sino que afea y vuelve peligroso el “paisaje”. La burguesía se solaza mirándose en el espejo de una ideología engreída basada en la exclusión y en el desprecio. Es la irracionalidad funcional a la propiedad privada.

A tal punto llega la petulancia y el engaño que se convencen a sí mismos y a -otros- de que el Trabajo son ellos, de que son ellos quienes más trabajan y que su “misión salvífica” es “dar trabajo” a los “más necesitados”. Van a misa, comen la ostia y se sienten buenos. Después no saben explicarse cómo hay gente que abandona sus países para ir a padecer, como inmigrantes, las injusticias que eso conlleva. ¡No se lo explican!

Seguir leyendo

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.