Vivir y morir frente a la máquina de coser: trabajo esclavo en Argentina

El fallecimiento de dos niños en una casa que funcionaba como taller ilegal de costura reabre el debate sobre los miles de centros de trabajo esclavo denunciados en Buenos Aires. En el corazón de la segunda ciudad de Latinoamérica con el PIB per cápita más alto, unas 30.000 personas trabajan hacinadas en jornadas laborales de 16 horas. La mayoría son indocumentados de origen boliviano que viven con sus hijos en pocilgas insalubres, a merced de la tuberculosis y casi sin poder salir a la calle.

Orlando y Rodrigo Camacho tenían 7 y 11 años. Iban cada mañana a una escuela pública de Buenos Aires. Hace unos días murieron en el incendio que se produjo en el taller textil ilegal en el que malvivían con sus padres. Encontraron sus cuerpos abrazados en una de las camas de la pocilga en la que decenas de inmigrantes bolivianos hacían jornadas de 16 horas frente a la máquina de coser por un salario mísero y casi sin poder salir al exterior.

El fuego comenzó con una vela. Pero las ventanas y puertas del inmueble, salvo una, estaban tapiadas para ocultar una ilegalidad más que evidente.

Tan evidente que ya hay más de 200 denuncias judiciales de trabajo esclavo y trata de personas en estos talleres que funcionan en pleno corazón de la capital argentina, una ciudad de casi tres millones de habitantes con el segundo ingreso per cápita más alto de América Latina. Incluso hay un mapa en el que se señala su ubicación exacta.

El papa Francisco ha mostrado públicamente su pesar por la muerte de los dos pequeños en Flores, el que fue el barrio de su infancia, aunque no es la primera vez que ocurre un hecho semejante. El propio Bergoglio ofició en 2006 una misa delante de otro taller clandestino en el que habían fallecido –también en un incendio– un hombre, una mujer y cuatro menores, todos de nacionalidad boliviana.

Seguir leyendo

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.