Cooperar para competir: un modelo empresarial con valores que planta cara a la crisis

 

eldiarioAndalucía se sitúa a la cabeza del ranking nacional en número de empresas de economía social, con casi la cuarta parte de las más de 29.000 que hay en España.

Cooperativas y Sociedades Laborales vienen demostrando capacidad de adaptación a las dificultades económica sin abandonar los valores sociales.

Igualdad de sexos, sostenibilidad o eficiencia económica son algunas de las fortalezas de este modelo.

El cooperativismo tiene futuro y, a pesar de que son tiempos complicados para toda fórmula económica, las cooperativas están de enhorabuena. Y no sólo porque este sábado se celebre su día internacional, sino por los buenos datos que aporta este modelo empresarial, que está sorteando la crisis mejor que otros sectores.

Una fórmula, la del cooperativismo, que no es algo propio del pasado ni exclusivo del ámbito rural, sino que por el contrario va relacionado con el reparto equitativo de la riqueza, con la sostenibilidad y con la democracia en la empresa. Y es una fórmula que da resultados, especialmente en Andalucía.

La comunidad andaluza, con 7.000 empresas de economía social (entre cooperativas y sociedades laborales), agrupa casi la cuarta parte (24,06%) de todas las existentes en el país, más de 29.000. Lejos quedan Cataluña y la Comunidad Valenciana que le siguen con el 11,15% y el 9,22% respectivamente,según los datos de la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (Cepes) en Andalucía correspondientes al primer trimestre de 2014 [descarga en archivo PDF].

Y en términos de empleo, Andalucía también es la primera de la lista con 72.983 trabajadores en empresas de economía social, unas empresas que creen en la solidaridad a la hora de hacer economía, que sitúan a las personas en el centro de la actividad empresarial y que han demostrado capacidad adaptación a la crisis económica sin abandonar los valores sociales.

Unos valores que se intentan trasladar desde la escuela para fomentar el espíritu emprendedor de los alumnos de primaria a la par que enseñarles la aplicación práctica de los conocimientos para crear sus propias empresas. A pesar de su corta edad, muchos de estos escolares ya gestionan sus empresas como parte de un proyecto impulsado por la Asociación Andaluza de Centros de Enseñanza de la Economía Social (ACES). Un ejemplo: una discográfica impulsada en una escuela de Coín (Málaga). Eso sí, todas destinan un porcentaje de sus beneficios obtenidos a final de curso a alguna ONG.

El cooperativismo también se adapta a las nuevas tendencias. El mecenazgo tiene una fuerte presencia en los nuevos modelos de financiación de las empresas. La Extra-vagante, una cooperativa cultural de Sevilla, ha apostado por un modelo diferente. Lejos de ser sólo una librería, es una transformación del modelo de negocio tradicional. Tres socios fundadores y 18  socios inversores que se convierten en fundamentales. Más que socios, mecenas, que para eso trabajan con cultura. Una inversión inicial mínima y una iniciativa elegida como mejor cooperativa de 2013.

El sector del cooperativismo es también un ejemplo de las buenas prácticas empresariales por su lucha por la igualdad de sexos. El 49,3% de los empleados en Andalucía son mujeres. Precisamente en Dos Hermanas (Sevilla) se visibiliza el papel de la mujer en las cooperativas. La Herradura, un centro de terapias ecuestres, es ejemplo de emprendimiento en femenino al estar formado solo por mujeres. Pedagogas y psicólogas andaluzas que dan la vuelta a los tópicos: “Ser mujeres nos ha ayudado a ser más visibles”. Las claves: compartir objetivos y creer que se pueden cumplir.

Todos ellos ejemplos de que el sector empresarial tiene fórmulas alternativas a los modelos dominantes. La economía social dota de mayor competitividad a sectores tradicionales a la vez que supone un apoyo a los nuevos sectores estratégicos para el desarrollo social como son la I+D, las nuevas tecnologías o el emprendimiento.

Fuente: eldiario.es

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.