El “peculiar” modo que tiene el Ministro del Interior de prevenir las violaciones

elblogdeteresagomezlimonAcabo de leer con estupor la página oficial del Ministerio de Interior, en la que aparecen nueve “consejos” para evitar que una mujer sea violada, como si se tratara de evitar una insolación en verano.

Le recuerdo, Sr. Ministro, que la violación es un delito castigado en los artículos 179 y 180 del Código Penal con penas de prisión entre los 6 y los 15 años; es decir, se trata de un delito muy grave contra la libertad e indemnidad sexuales. Pero usted despacha este delito dando una serie de “consejos”. Eso sí, dirigidos exclusivamente a las mujeres, que son las víctimas.

Uno de los “consejos”  es que una mujer por la noche debe evitar las paradas solitarias de autobuses y otro es que no puede caminar por calles solitarias. ¿qué ha de hacer, pues, una trabajadora que termine su turno a las 3 de la mañana y cuyo lugar de trabajo se encuentre en un lugar poco concurrido para volver a su casa?. Según sus recomendaciones, solamente podrá permanecer en el lugar de trabajo hasta que amanezca y las calles y paradas de autobuses se encuentren concurridas. Otro de los “consejos” es que porte un silbato para ahuyentar al delincuente. ¿De verdad cree usted, Sr. Ministro, que un silbato asusta a un criminal?. Otro “consejo” es que la mujer mire constantemente a su alrededor, dentro y fuera del coche, por si hubiera delincuentes en las proximidades, lo que la acabará convirtiendo en un ser “paranoico”.

Según sus recomendaciones, tampoco debe la mujer poner su nombre en el buzón de su casa por lo que, naturalmente, no podrá recibir correspondencia alguna. En verano, a no ser que disponga de aire acondicionado, la mujer se verá obligada, para no ser violada, a pasar un calor agobiante porque su consejo es que eche las cortinas al anochecer y, además, como tendrá que tener encendidas las luces de dos o más habitaciones, al precio que su Gobierno ha puesto la luz, la mujer terminará con toda seguridad en la ruina más absoluta. La mujer se verá forzada a subir por escaleras siempre que alguien a quien no conozca ocupe el ascensor y, si decide subir, deberá situarse lo más cerca posible del pulsador de alarma. Pero lo más ilustrativo de todo es que, cuando no le quede otro remedio, la mujer deberá procurar entablar conversación con el presunto violador, ¡vamos que igual terminan haciéndose amigos!.

Lo curioso es que en ninguno de sus “consejos” se le ha ocurrido proponer algo para prevenir las conductas delictivas de los violadores y para detenerlos. Ni una sola cosa. Probablemente porque está usted convencido de que la culpabilidad es de la mujer por no protegerse como es debido.

Es lamentable que usted, que es Ministro del Interior, no sepa cuál es el grado de conducta criminal de un violador, ni cómo actúa, ni cuáles son sus pulsiones internas, ni cuál es su grado de violencia. Debería haber hecho un curso antes de ser Ministro del Interior.

Mejor irían las cosas si en vez de enviar a la policía, armada hasta los dientes, contra las víctimas del accidente del tren de Santiago, se la enviara a los violadores. Mejor nos iría a las víctimas y a todas las mujeres.

Teresa Gómez-Limón, Doctora en Psicología

Fuente: El Blog de Teresa Gómez-Limón

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.