Mujeres en guerra

diagonalculturasI Guerra Mundial. Influencia de la contienda en la liberación de las mujeres.

Ese “vivir y luchar”, escrito para un himno sufragista por la feminista Cicely Hamilton, sintetiza la actitud con la que las mujeres afrontaron los cambios que propició la I Guerra Mundial en la condición femenina. Cuando se fundaron los movimientos sufragistas, en el siglo XIX, la estructura patriarcal mostraba una figura monolítica sancionada por los siglos y con convicciones inamovibles: la certeza de la superioridad masculina y la natural subordinación de las mujeres. Gracias a la influencia de las feministas de finales del XIX y principios del XX, el sistema patriarcal empezó a resquebrajarse.

El conflicto bélico constituyó una experiencia de libertad y de responsabilidad sin precedentes

El año 1914 podría haber sido el de las mujeres, por la gran movilización feminista que se producía en aquellos momentos, pero fue el año de la guerra que colocó a cada sexo en su sitio. La contienda bélica separó radicalmente a los sexos y marcó una tregua cuando las sufragistas abandonaron la lucha a favor del voto para dedicarse a la guerra. Sin duda alguna, las feministas, al igual que las clases populares, participaron de la fiebre nacionalista y suspendieron sus reivindicaciones para cumplir con sus deberes y dar pruebas de respetabilidad. Pero, cuando en otoño de 1914 quedó claro que la guerra no sería breve y que requería de sostén en la retaguardia y del concurso de las mujeres, no hubo dudas a la hora de movilizarlas.

Solidaridad vs patriotismo

El patriotismo rompió los compromisos de solidaridad internacional, apoyando de forma incondicional la guerra, excepto una minoría que luchó por impulsar la paz. Las pocas feministas pacifistas que rechazaron abiertamente la guerra y de­sarrollaron un nexo entre feminismo y pacifismo fueron acusadas de traidoras a la patria y ridiculizadas. Pese a ello, en 1915 apareció la Liga Internacional de Mujeres por la Paz y la Libertad, y ese mismo año se celebró en La Haya el Congreso Internacional de Mujeres por la Paz. Estas heterodoxas feministas fueron vistas con desconfianza por las otras minorías pacifistas que, en general, rechazaron el vínculo entre guerra y virilidad, fueron hostigadas y censuradas por sus respectivos gobiernos y rechazadas por las grandes organizaciones feministas.

La Gran Guerra supuso para los combatientes una terrible experiencia y una masacre masiva. Las bajas militares fueron considerables: cerca de nueve millones de muertos. Un país como Serbia perdió la cuarta parte de sus movilizados; Francia, 1,3 millones de hombres –el 10% de su población activa masculina y más del 3% de su población–; Alemania también cerca del 3%, con 1,8 millones de hombres, e Italia y el Reino Unido, alrededor de 750.000 soldados cada uno. Se trataba, en su mayoría, de hombres jóvenes. Las mujeres, en cambio, accedieron al espacio y a las responsabilidades públicas y se produjo una inversión de los roles que pudieron valorar como positivo pese a la guerra.

El conflicto bélico constituyó una experiencia de libertad y de responsabilidad sin precedentes. Las trabajadoras fueron conscientes de sus capacidades y de su independencia económica. El trabajo relacionado con la guerra, sobre todo en las fábricas de armamento, estaba bien pagado: doblando los salarios tradicionales en los sectores considerados femeninos. Para las mujeres de capas medias y acomodadas, la guerra fue un periodo de intensa dedicación que hizo peligrar los encasillamientos sociales, como la rigidez de la moda o la sociabilidad burguesa. Sabemos poco de la naturaleza íntima de la guerra, sí conocemos del incremento de las tasas de ilegitimidad filial durante el conflicto o de la posterior explosión de divorcios una vez finalizado éste. Se produjo un aumento del deseo, merced al nuevo erotismo contenido en las tarjetas postales, en la prensa o en espectáculos de revista que mostraban libremente el adulterio y otras formas de amar.

La gran novedad fue que la mujer tuvo que vivir sola, salir sola y asumir las responsabilidades familiares sola, algo que siempre fue considerado imposible y peligroso. Las llamadas mujeres del excedente tuvieron que aprender a sobrevivir y asumir su soltería. La numérica imposibilidad de matrimonio fue, en realidad, una liberación y una plataforma de despegue social. El matrimonio aún era una vía de realización personal, pero el retrato de boda, que parecía ser la meta para todas las mujeres, se desvanece y es sustituido por otro tipo de sueños y aspiraciones. El sueño del poder político y de la independencia económica, la aspiración de asumir un cargo de responsabilidad, alcanzar metas profesionales y personales o poder hablar y expresarse en público, son ejemplos que parecían entonces una utopía.

Roles que no cambian

A corto plazo la guerra introduce pocos cambios en la relación entre los sexos, asombra la resistencia social ante la modificación de los roles, la persistente voluntad para encasillar a las mujeres en funciones de ‘sustitutas’ y auxiliares que se emplean en consonancia a su ‘naturaleza’ inmutable. Pero este inmovilismo se ve cuestionado a largo plazo, importantes retrocesos entre los empleos domésticos y el hundimiento de los oficios de la costura y de la industria a domicilio, aumentando la proporción de mujeres asalariadas en la gran industria moderna. Crecen los empleos del sector terciario ocupados por mujeres: comercio, banca, servicios públicos y profesiones liberales.

La mujer tuvo que vivir sola, salir sola y asumir las responsabilidades familiares, algo antes considerado imposible

Se instauran derechos femeninos aunque no de manera generalizada y en todos los países. Por último, la conquista más visible y general parece llegar de la mano de la libertad de movimiento y de la actitud que la mujer aprendió en soledad y con el ejercicio de responsabilidades: libres de corsés, de vestidos largos y ajustados, de sombreros imposibles e incluso de la melena, el cuerpo femenino recupera el movimiento, practica deportes, baila siguiendo ritmos importados, toma la calle, explora una sexualidad propia y decide sobre su propia vida.

Éstos fueron los comienzos de imparables conquistas, su resplandor se proyecta hasta nuestros días.

Laura Vicente | Historiadora

 

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.