La cueva de Alí Babá

elboletin2Alí Babá no era rico. Tampoco era alguien importante. Según cuenta la historia -cuyo título original es Alí Babá y los cuarenta ladrones– este personaje de parábola popular era un leñador de origen humilde que, por casualidad, descubre en el bosque que le da de comer con su leña una cueva gestionada por una banda de ladrones que encierra grandes tesoros.

En realidad el título de este artículo es un malabarismo. De lo que se trata es de exponer un par de datos curiosos relacionados con cuevas llenas de riqueza afincadas en territorio árabe y gestores de dudosa reputación.

La primera curiosidad es que, al parecer, cada vez son más los traders que deciden cambiar el cielo gris y arisco de Londres por el de Dubai, bastante más agradable y vacacional según la óptica europea. La segunda curiosidad es que muchos de los que deciden cambiar de aires, a los pocos días de abandonar el Reino Unido, aparecen en el portal digital del regulador británico (Financial Services Authority o FSA, por sus siglas en inglés).

Semejante honor se debe, según explican algunas personas con acceso a este tipo de notificaciones, a que a estas personas se les ha retirado la licencia para operar en suelo británico tras haber comprobado irregularidades en su forma de ganarse el pan. Aunque si ustedes les preguntan por el éxodo a los implicados, seguramente aleguen no sé qué del clima. Los menos cínicos hablarán de haberse marchado en busca de un régimen fiscal más atractivo.

No tengo datos concretos ni tampoco nombres propios. Por eso la historia va de curiosidades y está publicada en este espacio. De lo contrario, el asunto identificaría a los cuarenta ladrones y sus respectivas cuevas mientras luce, vistoso, en la portada de este periódico.

Sin embargo, el ‘chascarrillo’ sí me sirve para introducir una canción que vengo escuchando desde hace meses. Está en portugués, pero tengo plena confianza en que sabrán captar el mensaje:

Onde está a honestidade? (Noel Rosa, 1933)

Fuente: El Boletín

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.