El silencio no es una postura neutral

culturadesolidaridadHace tiempo alguien pintó en un muro de Madrid: Temo el silencio de los buenos. Cuando vi aquello me llamó mucho la atención. Quizá es porque también considero el silencio una amenaza, mayor incluso que cualquier guerra. Posiblemente esa frase se hubiera completado aún más añadiendo a la palabra silencio otras como pasividad, indiferencia o abstracción. Y la palabra buenos se podría haber entrecomillado, ya que quienes callan o miran hacia otro lado ante la injusticia… buenos lo que se dice buenos, no son.La postura de silencio de “los buenos” y sus consecuencias no son algo nuevo. Se podrían poner infinidad de ejemplos de diferentes etapas de la historia de la humanidad, como estas dos citas que añado a continuación. No hace falta remontarse muy atrás para recordar a Martin Niemöller cuando escribía lo siguiente (frase también atribuida a Bertolt Brecht):

Primero cogieron a los comunistas, y no dije nada porque yo no era un comunista.
Luego se llevaron a los judíos, y no dije nada porque yo no era un judío.
Luego vinieron por los obreros, y no dije nada porque no era ni obrero ni sindicalista.
Luego se metieron con los católicos, y no dije nada porque yo era protestante.
Y cuando finalmente vinieron por mí, no quedaba nadie para protestar.

Hace algo más de tiempo Gandhi pronunciaba la popular frase: Lo más atroz de las cosas malas de la gente mala es el silencio de la gente buena. La historia nos ha demostrado cómo diferentes episodios de atrocidad humana, masacres o genocidios, se han podido llevar a cabo por el silencio de quien observaba y se mantenía impasible. En unos casos actuando como si no existiera esa evidente realidad, en otros buscando desesperadamente la justificación a esos hechos: “algo habrán hecho”, “yo poco puedo hacer”, “yo solo cumplía órdenes”, “seguro que no es tan grave”, “la prensa dice que son malos y se lo merecían…”, “mejor que actúen otros”, etc.

Seamos sinceros con nosotros mismos. El silencio nos hace cómplices. El silencio mata. El silencio toma partido y vota a favor de la injusticia, aquella que se da en la otra punta del planeta o en nuestro barrio a unas calles de nuestra casa. Nada justifica decir: “yo no sabía”. Elegir ser inconsciente ante lo que ocurre, vivir en una burbuja a donde no lleguen aquellas malas noticias que me obliguen a reaccionar… es una decisión tomada de forma consciente y que conlleva responsabilidad. Más apropiado sería decir: “yo no quería saber”.

La vida nos da muchas oportunidades de elegir actuar o mirar para otro lado. De tomar esa decisión consciente que supone querer ser inconsciente ante lo que ocurre. No se trata de vivir angustiado por no hacer el 100% de lo que podríamos. Pero sí entender que sin grandes esfuerzos, tan solo cambiando ligeramente nuestras prioridades y derribando algunas excusas, podremos hacer de este mundo un lugar mejor. Hoy más que nunca merece la pena dejar de ejercer el silencio de “los buenos”. No nos quepa duda de que la diferencia entre lo que hacemos y somos capaces de hacer convertiría este mundo al revés en un mundo al derecho: más humano, más justo, más feliz. ¿Lo comprobamos?

Alfonso Basco
http://www.culturadesolidaridad.org
@CdeSolidaridad

Fuente: Cultura de Solidaridad

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.