Corazones vagabundos

lamarea2Hace unos días quedé sorprendido por unas cuantas fotografías hechas en Londres. En las mismas se podía observar que la autoridad correspondiente había establecido en determinados lugares a cubierto de la capital inglesa, susceptibles de ser utilizados por los vagabundos como lugar de estancia o dormida, unas superficies con púas o puntas a fin de evitar la permanencia o el reposo de quienes carecen de techo y no tienen otro lugar donde afincar temporalmente su tránsito errabundo.

Las imágenes me llegaron al poco de leer en la prensa regional que dos vagabundos extoxicómanos de Avilés de 41 y 44 años, en edad por lo tanto de ser útiles a la sociedad si la gestión del país cumpliera con el derecho constitucional al trabajo que asiste a todos los españoles, lograron salvar la vida de una niña de nueve años que había sufrido un infarto en su casa. Gracias a que uno de ellos había sido ATS, la primera asistencia fue decisiva para que la pequeña llegara al hospital aún con vida, una vez fue atendida de urgencia por los servicios médicos ambulantes.

Desconozco a la hora de escribir este artículo si Daira Yael (nombre de la niña) va a superar esa gravísima circunstancia, pues se temía lo peor al día siguiente de suceder el percance, pero el lector puede imaginar la desesperación de la madre ante la posibilidad inminente de perder a su hija y el valor que para ella tuvo el auxilio inmediato prestado por ambos vagabundos, que en esos momentos esperaban a la puerta del albergue para transeúntes donde pretendían pasar la noche.

Tampoco sé si el fuerte abrazo y el sentimiento de reconocimiento del padre de la niña, agradeciendo a Javier Pérez Alonso y Carlos Conde Isoba su ayuda, va a tener alguna consecuencia en la vida al raso y al vacío que llevan los dos auxiliadores. Pero de lo que debemos estar convencidos quienes aspiramos a reparar según nuestras modestas aptitudes la deshumanizada sociedad que la fiebre y codicia del dinero están organizando -según el modelo impuesto por la dictadura de los mercados, que también nos expolia de humanidad-, es de la solidaria entretela humana de esos dos vagabundos y su espontánea e instintiva lección ética, una más de las que surgen desde abajo y prenden tan poco por arriba.

Las autoridades londinenses aspiran a proteger la estética de su vistosa y cosmopolita ciudad evitando que los vagabundos duerman o descansen en determinados rincones más o menos protegidos del tráfago urbano. Utilizan para ello un recurso menos lesivo pero de similar carácter disuasorio al que se emplea en las fronteras entre los países pobres y los países ricos. No sería aventurado pensar que esa temeraria pretensión de hacerlos desaparecer de la vista del ciudadano respetable y del turista consumidor, pueda ocasionar a la larga en el pecho de los vagabundos instintos muy dispares a los que movieron a Javier y Carlos a socorrer el corazón herido de la pequeña Daira Yael.

Ojalá el corazón de esa niña siga adelante para que alguien le explique, algún día, que sus dos salvadores hubieran merecido, por parte de una sociedad más justa, la dignidad y la oportunidad de porvenir que hasta ahora se les ha negado y su corazón merece.

Fuente: La Marea

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.