Davos y Pamplona: gana Pamplona

elconfidencialNadie me ha invitado nunca a ir a Davos. Temo que nunca me invitarán y que, si quiero ir al ‘Huevo de oro’, hotel “nuevo y futurista” donde está hospedado el alcalde de Barcelona, será fuera de temporada y me lo tendré que pagar yo. (Por cierto, ¿qué pinta el alcalde de Barcelona en una reunión de las élites financieras y políticas mundiales? ¿Habrá ido con Sandro Rosell?).
O sea, que puede ser que lo que escriba a continuación sea fruto de la envidia.
Una vez hecha esta aclaración, leo la crónica que envía Andy Robinson a La Vanguardia. Intento leerla en serio, ya que si todos los señores hacen el esfuerzo de ir a un sitio donde hace tanto frío es porque tienen cosas que aportar. Repito: empiezo leyendo en serio. Pero, poco a poco, pienso que el periodista se ha equivocado y está redactando una crónica con personajes de Sálvame Deluxe, que hablan para soltar su rollo, con cara profunda, como si lo que dicen fuera fruto de su sabiduría. Y me entra la risa. Una risa triste, al pensar que, si estos mozos son los que dirigen el universo, no es nada extraño que las cosas vayan de horrorosamente mal a espantosamente peor.
Cada uno dice lo que quiere. Supongo que se lo ha escrito alguien y ellos lo leen, con lo que pienso que, si alguien me escribiera algo, yo lo podría leer, haciendo muchos esfuerzos para que no se me escapase la risa.
Las declaraciones que leo son como estas:
1. Que la recuperación es desigual y apagada (consejero delegado de UBS).

2. Algunos bancos van a suspender en las pruebas de calidad, cuyos resultados se conocerán en noviembre (el mismo).

3. El crecimiento es pequeño, el paro es alto y la deuda, también alta. Como habrá que pagar intereses, esto pinta mal (consejero delegado de Accenture).

4. Si Europa no adopta medidas, puede dormirse y despertar al cabo de 10 años siendo más pequeña (economista de Harvard).

5. Cualquier luz al final del túnel puede ser un tren que viene de frente (economista de Berkeley, copiando a los del Club de la Comedia).
Las hay peores, como la del presidente de WPP, agencia publicitaria multinacional, que dice que aprovecharon la reforma de Rajoy para despedir a la gente, pero esa gente malvada fue a los tribunales y ganó. De donde esta eminencia gris deduce que hay que bajar el coste del despido.
No sigo, porque me pongo nervioso.
Menos mal que estos chicos han descubierto que las desigualdades no son buenas. Eso de que 85 señores en el mundo podrían dar de comer a 3.570 millones de personas les preocupa. Ya saben que business is business. Pero empiezan a atisbar que eso es FALSO. Que es un CUENTO inventado por unos mafiosos (perdón, Corleone, Gambino y Luciano por compararos con esa bazofia). Como las ideas no son suyas (nunca han tenido ideas), citan a Roosevelt, que se murió cuando yo iba al colegio, y dicen que ser decente no sólo es bueno, sino que es rentable. Aunque me parece una solemne estupidez, porque lo bueno es bueno aunque te cueste dinero, si dicen que lo dijo Roosevelt y se lo creen, igual puede comer alguna persona de los 3.570 millones.
Estoy en Pamplona, en la Clínica Universidad de Navarra, donde han operado otra vez a mi mujer. No hablo de los médicos y de las enfermeras, que siguen tan competentes y con tanto cariño hacia los enfermos como siempre. Hablo de las que trabajan en la librería de la clínica, de la secretaria que me imprime un documento porque “ya que aquí la gente lo pasa mal, no cuesta nada hacerles la vida más fácil”. Cruzo la acera y voy al Blanca de Navarra, hotel que no se parece al ‘Huevo de oro’, pero en el que los recepcionistas, las camareras de la cafetería, el maître del restaurante y las señoras de la limpieza me reciben con sonrisas, me preguntan por mi mujer, vigilan lo que como para que no tome todas las noches una tortilla de jamón…
Y pienso que tendríamos que fletar un avión y llevarles en business al citado ‘Huevo’ para que explicasen a toda esa panda de merluzos para qué son las empresas, cómo hay que querer a las personas, la importancia del trabajo bien hecho…y decirles que se larguen, que se callen, que ya vale de decir tonterías, que ya no engañan ni a su padre, y que nos dejen tranquilos. Que estudien, si quieren. Que escriban, si quieren. Pero, por favor, que hablen entre ellos, que se entretengan entre ellos, pero que no nos enteremos de sus elucubraciones, porque no dan ni una a derechas.
Y que vengan a Pamplona, que les ganan por goleada, aunque haya muchos que no sepan quién era Roosevelt.
P.S.
1. Hablo de Pamplona como podía hablar de Guadalajara, Mérida, Huelva o cualquier sitio donde haya mucha gente decente. Lo que pasa es que, circunstancialmente, estoy en Pamplona, y como me tratan tan bien, es el ejemplo que tengo más cerca.

2. Ayer salió la EPA del 31 de Diciembre. 5.896.300 personas sin empleo, o sea, 8.400 personas menos que los 5.904.700 a 30 de septiembre.

3. Cuando haya dos trimestres seguidos en los que la EPA baje en una cifra sustancial, 100-150.000 personas, por ejemplo, diré que la cosa empieza a tener buen aspecto.

4. Hoy digo que todavía no.

Leopoldo Abadía

Fuente: http://blogs.elconfidencial.com/espana/desde-san-quirico/2014-01-24/davos-y-pamplona-gana-pamplona_80106/

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en Deberes para hoy y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.