La verdadera historia del Actimel (II): ¿Me siento engañado por Danone?

Sí. Y también por Mercadona cuando me vende su producto homólogo de la marca Hacendado… por no hablar de prácticas bastante similares que hacen otras casas comerciales. ¿Eso implica que estas empresas cometan alguna ilegalidad cuando publicitan las propiedades saludables (“Health claims”) del Actimel u homólogos? No. Todo lo que hacen no solamente es legal sino que está amparado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA), la misma que durante mucho tiempo les ha prohibido publicitar ciertos eslóganes. Entonces… ¿ha cambiado de parecer la EFSA ante nuevos estudios presentados por Danone u otras empresas? No. Simplemente que las empresas implicadas, principalmente Danone y Mercadona, han sido más listas que la EFSA encontrando un resquicio legal del cual aprovecharse. Sin embargo, y dejando claro que es una opinión personal, la estrategia de marketing empleada por estas grandes empresas me parece éticamente impresentable, por no decirlo de una forma más contundente. Veamos.

En el post publicado el pasado jueves mostramos los grandes problemas que ha tenido Danone en los últimos años en distintos países para poder publicitar la posible relación entre el consumo de su producto estrella, el Actimel, y su efecto positivo sobre la lucha contra las enfermedades gastrointestinales y que se saldaron con un informe negativo de la EFSA prohibiendo tal publicidad. Además, la multinacional con sede central en París ha visto como era sancionada por anunciar que el consumo del Actimel “activaba nuestras defensas”… hasta tuvo que quitar la famosa palabra “inmunitas” que aparecía después del archiconocido Lactobacillus casei.

Pues bien, hace una semana mi mujer se abrió una cuenta de twitter y tuvo el detalle de dedicarme su primer tuit poniendo en él una lista de productos que debía comprar en Mercadona, y entre los que se encontraba una caja de “Actimeles” para nuestra hija (porque para ella lo mejor de lo mejor) y otra del producto equivalente de la marca “Hacendado” para nosotros (porque hay que ahorrar)… y al acercarme a la línea de refrigerados y ver el producto de la marca blanca (o como quieran llamarla) de Mercadona me llevé un sorpresón.

Como pueden ver en la fotografía, y debajo de un rótulo donde Lactobacillus casei ocupa casi toda la cubierta, aparece el siguiente lema “Ayuda al normal funcionamiento del sistema inmunitario“. Asombrado porque no tenía ni idea de que la EFSA hubiese aprobado esa “health claim” para el dichoso bichito, rápidamente me fui a la lista de ingredientes por si era una cepa nueva y me encontré que el microorganismo en cuestión usado por Hacendado era Lactobacillus paracasei…pero de éste la EFSA jamás ha aprobado nada.

Inmediatamente miré a mi izquierda y allí estaban los “Actimeles” de mi hija mirándome con sonrisa picarona y con un similar eslogan publicitario “Ayudan a tu sistema inmunitario”…  más o menos la misma publicidad por la que en el Reino Unido la Advertising Standards Authority empapeló a Danone. Así que, con más miedo que vergüenza, repetí lo hecho anteriormente con las leches fermentadas de Hacendado y miré si Danone había cambiado de bichito pero no, ahí estaba el famoso Lactobacillus casei DN-114001 exclusivo de Danone para el que jamás se había aceptado esa alegación inmunitaria… ni ninguna otra.

Pero como el diablo sabe más por viejo que por diablo, y uno ya las ha visto de todos los colores en el sector de la industria alimentaria, miré con lupa la etiqueta de Hacendado y encontré un pequeño asterisco que te llevaba a un lateral del envoltorio donde, en letra minúscula, ponía: “La vitamina B6 contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Se recomienda el consumo de una unidad al día que ACOMPAÑADO de una alimentación variada y equilibrada y un estilo de vida saludable pueden aportar al menos el 15% de la CDR en vitamina B6”.

¿Cómo cómo? ¿Que a pesar de que siempre se nos ha intentado vender que el Lactobacillus casei (o paracasei en este caso), ese que aparece en letras enormes en la etiqueta, era el responsable de la ayuda al sistema inmunitario publicitada, no es dicho microorganismo sino la archiconocida vitamina B6 la responsable de dicha alegación y si no sacamos la lupa no nos enteramos?

Como podrán imaginar a continuación me dirigí al Actimel de Danone y, efectivamente, la jugada se repetía…le habían puesto vitamina B6 a los ingredientes y, con el sistema del asterisco, le atribuían a este micronutriente la ayuda al sistema inmune y no a su exclusivo Lactobacillus casei DN-114001…que ahí seguía en su papel de protagonista.

Pero como el diablo sabe más por viejo que por diablo, y uno ya las ha visto de todos los colores en el sector de la industria alimentaria, miré con lupa la etiqueta de Hacendado y encontré un pequeño asterisco que te llevaba a un lateral del envoltorio donde, en letra minúscula, ponía: “La vitamina B6 contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario. Se recomienda el consumo de una unidad al día que ACOMPAÑADO de una alimentación variada y equilibrada y un estilo de vida saludable pueden aportar al menos el 15% de la CDR en vitamina B6”.

¿Cómo cómo? ¿Que a pesar de que siempre se nos ha intentado vender que el Lactobacillus casei (o paracasei en este caso), ese que aparece en letras enormes en la etiqueta, era el responsable de la ayuda al sistema inmunitario publicitada, no es dicho microorganismo sino la archiconocida vitamina B6 la responsable de dicha alegación y si no sacamos la lupa no nos enteramos?

Como podrán imaginar a continuación me dirigí al Actimel de Danone y, efectivamente, la jugada se repetía…le habían puesto vitamina B6 a los ingredientes y, con el sistema del asterisco, le atribuían a este micronutriente la ayuda al sistema inmune y no a su exclusivo Lactobacillus casei DN-114001…que ahí seguía en su papel de protagonista.

Pero antes de seguir hablando de las propiedades nutricionales y saludables del Actimel, y viendo el envase de uno de sus productos, se me ocurre una pregunta que hacerles a los señores de Danone. Si el microorganismo en cuestión no es el responsable de la ayuda al sistema inmunitario de su producto… ¿no creen ustedes que poner un dibujo de un microscopio en su etiqueta diciendo que apoyan al Instituto Pasteur en la investigación del sistema inmunitario no es otra forma de intentar confundir al consumidor haciéndole creer que su Lactobacillus casei DN-114001 es el responsable de su famoso eslogan? Yo creo que sí, y además me recuerda a cuando las patatas Lays Mediterráneas fueron sancionadas por poner en su envoltorio alusiones constantes al aceite de oliva y luego se comprobó, tal y como comentamos en un post, que en la composición de su producto la presencia de este tipo de aceite era mínima… en fin, ustedes sabrán.

Aunque cada vez me iba cabreando más, lo mejor estaba aun por venir. Me había quedado intrigado por saber qué ponía exactamente el famoso documento de la EFSA en el que se aprobaba la vitamina B6 como ingrediente que contribuye al funcionamiento normal del sistema inmunitario por lo que lo busqué para leerlo… y siguieron las sorpresas.

En el citado informe de la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria, y que no ocupa más de medio folio, aparece un párrafo donde se indica que no solamente no hay evidencias que la ausencia de un aporte externo de vitamina B6 pueda perjudicar el funcionamiento normal del sistema inmunitario, sino que dicha vitamina se puede conseguir sin ningún tipo de problema con una dieta equilibrada, por lo que no hay que recurrir a suplementos externos… ¿pero esa vitamina es difícil de encontrar?

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que se presenta en tres formas intercambiables. La forma original es la piridoxina; las formas fosforiladas, el fosfato de piridoxal y el fosfato de piridoxamina, son coenzimas en las reacciones de transaminación. Pues bien, es tan frecuente la presencia de vitamina B6 en los alimentos (se encuentra en el germen de trigo, carne, huevos, pescado y verduras, legumbres, nueces, alimentos ricos en granos integrales, panes y cereales enriquecidosincluso en la propia leche con la que se elaboran los probióticos hay vitamina B6) que las deficiencias dietéticas de este producto son muy raras…. así que si el hecho de consumir este producto lácteo bien sea de la marca Danone o de la marca Hacendado es por favorecer el sistema inmunitario, que sepan que esto lo están consiguiendo ustedes a diario sin necesidad de suplementar su dieta.

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que se presenta en tres formas intercambiables. La forma original es la piridoxina; las formas fosforiladas, el fosfato de piridoxal y el fosfato de piridoxamina, son coenzimas en las reacciones de transaminación. Pues bien, es tan frecuente la presencia de vitamina B6 en los alimentos (se encuentra en el germen de trigo, carne, huevos, pescado y verduras, legumbres, nueces, alimentos ricos en granos integrales, panes y cereales enriquecidosincluso en la propia leche con la que se elaboran los probióticos hay vitamina B6) que las deficiencias dietéticas de este producto son muy raras…. así que si el hecho de consumir este producto lácteo bien sea de la marca Danone o de la marca Hacendado es por favorecer el sistema inmunitario, que sepan que esto lo están consiguiendo ustedes a diario sin necesidad de suplementar su dieta.

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que se presenta en tres formas intercambiables. La forma original es la piridoxina; las formas fosforiladas, el fosfato de piridoxal y el fosfato de piridoxamina, son coenzimas en las reacciones de transaminación. Pues bien, es tan frecuente la presencia de vitamina B6 en los alimentos (se encuentra en el germen de trigo, carne, huevos, pescado y verduras, legumbres, nueces, alimentos ricos en granos integrales, panes y cereales enriquecidosincluso en la propia leche con la que se elaboran los probióticos hay vitamina B6) que las deficiencias dietéticas de este producto son muy raras…. así que si el hecho de consumir este producto lácteo bien sea de la marca Danone o de la marca Hacendado es por favorecer el sistema inmunitario, que sepan que esto lo están consiguiendo ustedes a diario sin necesidad de suplementar su dieta.

La vitamina B6 es una vitamina hidrosoluble que se presenta en tres formas intercambiables. La forma original es la piridoxina; las formas fosforiladas, el fosfato de piridoxal y el fosfato de piridoxamina, son coenzimas en las reacciones de transaminación. Pues bien, es tan frecuente la presencia de vitamina B6 en los alimentos (se encuentra en el germen de trigo, carne, huevos, pescado y verduras, legumbres, nueces, alimentos ricos en granos integrales, panes y cereales enriquecidosincluso en la propia leche con la que se elaboran los probióticos hay vitamina B6) que las deficiencias dietéticas de este producto son muy raras…. así que si el hecho de consumir este producto lácteo bien sea de la marca Danone o de la marca Hacendado es por favorecer el sistema inmunitario, que sepan que esto lo están consiguiendo ustedes a diario sin necesidad de suplementar su dieta.

Conclusión: Un plátano, cuyo precio es tres veces menor, proporciona más del triple de Vitamina B6, la única responsable de la ayuda al sistema inmunitario según los dictámenes oficiales de la EFSA, que un botecito de Actimel, y en el caso de la marca Hacendado el resultado es muy similar. Eso sí, en la piel del plátano no viene ningún microscopio dibujado, ni ninguna alusión al Instituto Pasteur, ni ningún eslogan publicitario… es lo que hay.

Estimados señores de Danone, estoy absolutamente de acuerdo con ustedes, tal y como expresan en su página web apoyados por distintas asociaciones de nutricionistas y diferentes profesionales del sector, en que los correos que están circulando por internet acerca de los riesgos de consumir Actimel son absolutamente infundados. Sin embargo, no puedo estar de acuerdo, ni con ustedes ni con Mercadona, en el modo de proceder en sus campañas publicitarias. Como dije el pasado jueves no hay cosa que más me duela que intenten tomarme el pelo con medias verdades… y eso es lo que, a mi entender,  están haciendo ustedes intentando confundir gravemente al consumidor.

Pero como en “Casa Scientia” no tenemos el más mínimo interés comercial, les voy a reconocer una cosa. A pesar de que todo lo expuesto en el post es absolutamente cierto y contrastable, la versión que les he contado acerca de mi visita a Mercadona no es del todo exacta. Conozco desde hace mucho tiempo cuáles han sido los movimientos de Danone y Hacendado (recordemos que el documento de la EFSA es del 2009) así que yo no me llevé sorpresa… pero otros sí.

En el transcurso de los siete días que llevo elaborando las dos entradas que ustedes han podido leer en el blog acerca de este tema, he realizado una encuesta a 100 personas consumidoras de sus productos. Pues bien, cuando les pregunté acerca de cuál era el ingrediente que proporcionaba la ayuda al sistema inmune todas, absolutamente todas, contestaron rápidamente que el famoso Lactobacillus casei… por lo que el éxito de la estrategia de marketing de sus dos empresas es espectacular. No me cabe ninguna duda, señores empresarios, que podrán imaginarse la cara de asombro que pusieron cuando les conté que la verdadera responsable era la vitamina B6 que podían encontrar en casi cualquier alimento, pero si hubiesen visto su reacción de indignación al contarle la historia del plátano a lo mejor entenderían el mensaje que les he mandado en estos dos posts… salvo que quieran ganar otro premio de los muchos que ustedes llevan concedidos por exhibir una publicidad más que dudosa.

Sin embargo, ya saben que en este blog nos tomamos las cosas con un poco de humor y no solamente no vamos a ponernos dramáticos, sino que les voy a dar una idea para su próxima campaña publicitaria… y sin cobrarles ni un céntimo que en Scientia vamos sobrados.

Al leer detalladamente todos los informes de la EFSA relativos a la Vitamina B6, me he dado cuenta que no solamente ustedes están legalmente respaldados para publicitar que sus productos sirven para ayudar al sistema inmunitario, sino que la EFSA también les permite poner en la publicidad del Actimel y similares que sus dichosos probióticos pueden ayudar al funcionamiento normal del sistema nervioso, a la síntesis normal de la cisteína, al metabolismo energético normal, al metabolismo normal de la homocisteína, al metabolismo normal de las proteínas y del glucógeno, a la función psicológica normal, a la formación normal de glóbulos rojos, a disminuir el cansancio y la fatiga y a regular la actividad hormonal… y todo amparado por la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria.

Pero entonces… ¿por qué no ponen todo eso en la etiqueta de su milagroso producto? Una posible razón podría ser que más que una etiqueta necesitarían un pergamino pero yo creo que por ahí no van los tiros. Me inclino más a pensar que si anuncian que sus productos tienen todas esas propiedades saludables podrían distraer al consumidor de su objetivo principal que no es otro, como ha quedado demostrado en este post, que la gente siga relacionando el Lactobacillus casei con el sistema inmunitario… ¿o no pillines?

Bueno señores les dejo que yo me voy a tomar un plátano en vez de un Actimel para “ayudar a mis defensas”, y no solamente porque prefiera pagar 0.25 céntimos por cada miligramo de vitamina B6 en vez de 2.5 céntimos (¡10 veces menos!), sino porque los que ya tenemos una edad nos sentimos más identificados con Mowgli y Baloó que con los chicos del “Equipo Actimel“…

Jose

Nota: Esta es mi segunda aportación a la XVI Edición del Carnaval de la Química que este mes se celebra en uno de mis blogs de referencia, “Jindetrés ,sal”, de mi gran amigo Carlos Romá y a la XIV Edición del Carnaval de la Biología que alberga el gran blog BioTay.

Fuente: http://scientia1.wordpress.com/2012/06/18/la-verdadera-historia-del-actimel-ii-me-siento-enganado-por-danone/

Anuncios

Acerca de deberesparahoy

En la actualidad la gente sólo se preocupa por sus derechos. Recordarle que también tiene deberes y responsabilidades es un acto de valor que no corresponde exclusivamente a los políticos. Gandhi.
Esta entrada fue publicada en A tiempo, Alimentación, Ética, Consumo, Consumo responsable, Cuentos, Deberes para hoy, Economía, Impunidad, Indignados, Mercados, Periodismo, Salud y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.