RSS

Archivo de la etiqueta: unicef

Para Navidad, me pido ser feliz

savethechildrenImaginad que en medio de la vorágine navideña, abrís la carta dirigida a los Reyes Magos y leéis semejante petición. Superado el escepticismo, reflexionad por un momento si, lo esencial en la vida de un niño o una niña es conseguir el Scalextric, la colección de las Monster High o el Cinexín; si lo que verdaderamente hace reír a un niño a carcajadas  se esconde en los flamantes escaparates dirigidos a estos pequeños e incorregibles clientes.

Tras un niño feliz, seguramente exista una familia feliz. Esta aplastante obviedad, de la que no somos conscientes muy a menudo, es clave para reflexionar sobre los males endémicos que afectan a muchos niños y niñas en nuestra sociedad.

Mientras aumenta el número de prescripciones facultativas de psicofármacos infantiles para  tratar trastornos de conducta, emocionales, o  de aprendizaje, no dejamos de preguntarnos qué puede estar fallando.

Podemos culpar a la crisis de valores en general o a la pérdida de valores familiares tradicionales;  a la falta de disciplina, o buscar causas biológicas subyacentes, pero si una cosa queda clara es que, en lo que respecta al abordaje del problema, siempre nos decantamos por soluciones rápidas y visibles a corto plazo en las que prima el enfoque pragmático de los adultos, rara vez compatible con los tiempos y las características de los niños y las niñas.

Un estudio de UNICEF del pasado año, El Bienestar Infantil desde el punto de vista de los niños: ¿qué afecta el bienestar de niños y niñas de 1º de ESO en España? señala que los niños y las niñas con niveles más altos de felicidad subjetiva son aquellos que se sienten seguros, escuchados y bien tratados por las personas de su entorno, entre otros aspectos.

En ¡Queremos a nuestros padres! los niños nos decían que lo que más valoran en las relaciones con sus progenitores es el tiempo que les dedican a compartir juegos con ellos; recibir argumentos lógicos en lugar de decisiones impuestas y disfrutar del mismo respeto que se les exige hacia los adultos, en términos de participación o de consideración hacia sus sentimientos e ideas.

Los niños y las niñas felices son más curiosos, respetuosos y sensibles a las necesidades de los demás porque disfrutan de relaciones familiares y sociales de buena calidad. Obvio. Si se trata de una cuestión lógica, que incide positivamente en la salud mental y física de las personas, en el capital social ¿por qué no invertir en felicidad familiar?

Os presentamos una herramienta que contribuye a construir relaciones familiares sanas, educando a través del buen trato. Queriendo se entiende la familia es una propuesta construida por y para profesionales del ámbito de la intervención y su principal objetivo es ayudar a construir un clima familiar saludable a través del fortalecimiento de los vínculos afectivos, el respeto y la resolución de situaciones cotidianas mediante el diálogo y la negociación. La propuesta incluye nueve sesiones de trabajo, plagadas de actividades que ofrecen estrategias para promover el conocimiento mutuo, facilitar la expresión del afecto y superar los obstáculos cotidianos de la convivencia.

El testimonio de los profesionales que intervinieron en el programa de parentalidad positiva de SC (video BCN), reafirma la importancia de trabajar “obviedades” como la escucha activa, la expresión abierta del afecto o la coherencia, por ejemplo.

Psicólogos, trabajadores sociales, educadores y demás profesionales del ámbito de la intervención, éste es nuestro obsequio navideño. Os invitamos a usar esta herramienta para contribuir al desarrollo de una sociedad más consciente y feliz.

Esta entrada ha sido escrita por nuestra compañera Romina González, técnico de Advocacy y Políticas de Infancia.

Fuente: http://blogs.savethechildren.es/quieroquetequiero/2013/12/19/para-navidad-me-pido-ser-feliz/

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 24 de diciembre de 2013 en Deberes para hoy

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Por qué desaparecen niños en América Latina

bbcmundoEl 5 de diciembre del 2004, Jacqueline María Jirón, de 11 años, salió de paseo a un balneario en Nicaragua con su hermano y sus vecinos y nunca más se le volvió a ver.

Al principio se dijo que la niña se había ahogado. Pero durante las investigaciones surgieron informes de que Jacqueline estaba viva, que había sido vista primero en una cantina en Honduras, seis meses después en un prostíbulo en El Salvador, y más recientemente en Chiapas, México.

Aunque la mujer que fue acusada de secuestrar y llevar a la niña a Honduras fue detenida en 2006 y condenada a seis años de prisión, nunca informó dónde se encontraba Jacqueline. Y hasta ahora se desconoce el paradero de la menor.

Jacqueline, cuyo caso está siendo investigado por la Red Latinoamericanos Desaparecidos, un organismo con base en Costa Rica, es sólo una de lo que se calcula son decenas de miles de menores que se pierden sin dejar rastro en América Latina.

Una de las principales causas de estas desapariciones en la región -un continente “de porosas fronteras”- es la trata de personas, explica a BBC Mundo Rocío Rodríguez, directora ejecutiva de la Red de Latinoamericanos Desaparecidos.

“También están las fugas del hogar, que se dan a partir de factores como la violencia sexual, agresiones físicas, engaño, coacciones, etc. O está la pérdida de conocimiento: simplemente un niño no recuerda dónde vive, cómo se llama, etc.”

“Asimismo recibimos muchas denuncias de padres o madres que se llevan a sus hijos lejos del otro progenitor, en lo que se conoce como secuestro (o sustracción) parental”.

“Pero en mi opinión, el mayor grado de desapariciones se mueve en el tema de la trata de personas, sobre todo con fines de explotación sexual y laboral”, explica Rodríguez.

Por su parte, Katia Dantas, encargada para América Latina y el Caribe del Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (CINDE), con sede en Washington, indica que hay tendencias de países, como Guatemala o México, donde existe otra problemática: el robo de niños para “venderlos” o entregarlos en adopciones irregulares.

Cada día decenas de niños son vendidos o traficados en el mundo como objetos sexuales.

Según el Centro Internacional para Niños Desaparecidos y Explotados (CINDE), más de 1,8 millones de niños son víctimas de explotación sexual globalmente.

El tráfico sexual ahora ya no se negocia en las calles sino en internet, lo cual ha provocado un floreciente mercado global difícil de controlar.

Un amplio estudio del CINDE y la UNICEF sobre la desaparición de menores en Centroamérica, realizado en 2011, encontró “un grave problema de tráfico de niños por la existencia de ‘puntos ciegos’ en las fronteras y el aumento de la migración ilegal en toda la región”.

Entre 250.000 y 800.000 niños procedentes de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua viven a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México como migrantes ilegales -dice el organismo- lo cual hace que sea más difícil estimar el número exacto de niños que podrían ser víctimas de trata.

¿Cuántos niños desaparecen?

En 2012 el Senado mexicano presentó un informe que indicaba que de 2007 a 2011 habían desaparecido en el país 150.000 niños, el equivalente a entre tres y cuatro cada hora, de ellos 50% tenían entre 4 y 12 años y casi 65% eran niñas.

En Brasil se estima que mas de 40.000 niños al año desaparecen.

Argentina es uno de los pocos países que sí cuentan con una base de datos nacional, el Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

Las cifras indican que desde su creación en 2003, se han registrado 20.287 casos de menores perdidos. Pero no es claro cuántos de Éstos han sido resueltos y cuántos están pendientes.

“Son pocos los países en América Latina con una base de datos consolidada, concreta y realista sobre menores desaparecidos”, dice Katia Dantas, del CINDE.

“Los que tienen datos a menudo presentan números dispares de bases distintas. Y esa es la realidad para toda la región. Algunos ni siquiera tienen una compilación real. Tienen registros, pero no se hace un seguimiento de los casos, no se conoce cuántos se solucionan, cuántos continúan desaparecidos, qué ocurre con los que fueron encontrados, etc. etc.”.

Falta de estrategias

El problema de fondo, explica Katia Dantas, es que no hay una estrategia internacional dirigida a abordar el problema de los niños desaparecidos.

El mundo cuenta con instrumentos jurídicos internacionales como la Convención sobre los Derechos del Niño de la ONU o la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas Desaparecidas, pero no hay una herramienta universal que integre los casos en que los menores desaparecen.

Ni siquiera hay un consenso que permita definir a un niño desaparecido o sustraído o cómo investigar esas desapariciones.

“En Centroamérica hay una situación muy dura porque, con excepción de Guatemala, ningún país tiene ningún tipo de legislación, y casi nadie implementa prácticas relacionadas a niños desaparecidos”, asegura Katia Dantas, del CINDE.

Esta falta de legislación ha conducido a que las autoridades no tengan un mandato para investigar cuando un menor desaparece.

Legislación

Rocío Rodríguez, de la Red de Latinoamericanos Desparecidos, está de acuerdo en que la falta de legislación sobre menores desaparecidos es el primer problema, y el más grave, que hay que solucionar en América Latina.

“La mayoría de los países no cuenta con legislación específica en materia de desapariciones de niños. Muchos casos son catalogados como ‘fugas de hogar’ y por lo tanto, no se recibe la denuncia y por supuesto, no se investiga”.

“En Costa Rica no existe legislación sobre el tema de desaparecidos. Desaparecerse no es un delito. Entonces la entidad encargada de velar por la niñez costarricense no tiene un mandato legal que le obligue a buscar a los niños”.

“La policía es una unidad preventiva y entonces no investiga casos. Y el Organismo de Investigación Judicial, que es el que debe investigar, no investiga porque desaparecerse no es un delito. Y ellos solo están facultados para investigar delitos”.

“Es toda una maraña de problemas que no dejan avanzar en la materia”.

Actualmente, dice Rocío Rodríguez, la Red de Latinoamericanos Desaparecidos está trabajando en un proyecto de ley que nos permitiría regular el tema a nivel de legislación.

Protocolos nacionales

Aunque la creación de registros nacionales que permitan conocer el alcance real de las desapariciones en cada país es un paso muy importante, no es la solución.

“Un registro nacional sin procedimientos, como atención a los recuperados, prevención y campañas de sensibilización, no sirve. Son sólo números”, afirma Katia Dantas.

Lo que se necesita, agrega, es un protocolo de procedimientos que oriente a la policía cómo reaccionar con una desaparición, cómo registrar los casos y cómo tramitarlos para que la investigación sea inmediata.

“Y, al mismo tiempo, si la población no está sensibilizada en la búsqueda inmediata del desaparecido no se obliga a las autoridades a hacer la investigación inmediata”.

Actualmente -afirman ambas expertas- muchas familias en América Latina no reportan la desaparición de un menor porque no saben qué hacer. O si la reportan, la policía les dice que “regresen en 48 horas”.

“Necesitamos llevar a cabo un trabajo en conjunto: sensibilizar a la población sobre la importancia de notificar y registrar la pérdida del menor y sensibilizar a la policía para que registre el caso e investigar de inmediato y con seriedad”, asegura Katia Dantas.

María Elena Navas | BBC Mundo

Fuente: http://www.bbc.co.uk/mundo/noticias/2013/11/131106_ninios_perdidos_desaparecidos_explotados_america_latina_men.shtml

 
Deja un comentario

Publicado por en 20 de noviembre de 2013 en Deberes para hoy

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Informe sobre conflictos armados: los niños se enfrentan a amenazas sin precedentes

unicef2Los niños que viven en zonas donde se producen conflictos armados se enfrentan a amenazas sin precedentes. Riesgos que suponen graves violaciones contra sus derechos, como el reclutamiento y la utilización de niños en conflictos armados, violencia sexual, asesinatos o mutilación, así como ataques frecuentes contra hospitales y escuelas.

Estas graves violaciones se destacan en el último Informe Anual del Secretario General sobre los niños y los conflictos armados, publicado hoy por la Representante Especial del Secretario General para los niños y los conflictos armados, Leila Zerrougui.

Los habituales ataques a escuelas y su utilización con fines militares resultan especialmente abominables. En los conflictos, las escuelas deben ser vistas por los niños, padres y familias como refugios seguros y protegidos donde los niños puedan aprender y desarrollar su máximo potencial. Un lugar en el que puedan tener sensación de normalidad en un contexto en el que nada es normal para los niños.

La vida de los niños en peligro: Siria, Afganistán, Malí

El informe pone de relieve los incidentes producidos en varios países en los que las escuelas y los trabajadores del sector educativo han sido agredidos o se han usado escuelas como cuarteles militares, instalaciones de almacenamiento de armas, centros de mando, detención e interrogatorio, y como posiciones para disparar y vigilar. Estas acciones ponen en peligro las vidas de los niños, obstaculizan su derecho a la educación y repercuten en la reducción de las matriculaciones y en las altas tasas de abandono escolar, especialmente entre las niñas.

El informe destaca algunos ejemplos de diferentes regiones:

• En Siria, miles de niños han sufrido los bombardeos, disparos de misiles y ataques aéreos y de artillería pesada a sus escuelas, hospitales y viviendas. Se ha informado del uso de coches bomba y otros explosivos cerca de las escuelas, lo que provoca muertes y heridas a los niños. 167 trabajadores del sector educativo, incluyendo 69 profesores, han sido asesinados hasta finales de febrero de 2013 y 2.445  escuelas han sufrido daños. En algunas áreas, los niños llevan hasta 18 meses sin ir a la escuela.

• En Afganistán se han producido ataques contra escuelas utilizando dispositivos explosivos improvisados ​​y ataques suicidas, se han quemado escuelas y se han secuestrado y asesinado a trabajadores del sector educativo. También se han producido actos de intimidación, amenazas contra profesores y estudiantes, así como el cierre forzoso de escuelas. El informe señala diez casos de utilización de las escuelas con fines militares en Afganistán.

• En Malí, la toma de control del norte por parte de grupos armados en 2012 tuvo un efecto devastador en el número de niños matriculados en escuelas. El informe señala que 115 escuelas fueron saqueadas, dañadas, bombardeadas, utilizadas con fines militares o cubiertas de municiones sin estallar. En febrero de 2013, el 86 por ciento de los estudiantes que se encontraban en el norte todavía no tenían acceso a servicios educativos.

UNICEF aprovecha el lanzamiento del Informe del Secretario General para reiterar a todas las partes implicadas en conflictos armados la necesidad de que hagan todo lo posible para garantizar la seguridad de los niños y la protección de sus derechos.

Fuente: http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/noticias/informe-del-secretario-general-sobre-conflictos-armados-los-ni%C3%B1os

 
Deja un comentario

Publicado por en 25 de junio de 2013 en Deberes para hoy

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

12 de junio – Día Mundial contra el Trabajo Infantil

12dejunio

Trabajo infantil

En la actualidad, cerca de 215 millones de niños trabajan en el mundo, muchos a tiempo completo. Ellos no van a la escuela y no tienen tiempo para jugar. Muchos no reciben alimentación ni cuidados apropiados. Se les niega la oportunidad de ser niños. Más de la mitad de estos niños están expuestos a las peores formas de trabajo infantil como trabajo en ambientes peligrosos, esclavitud, y otras formas de trabajo forzoso, actividades ilícitas incluyendo el tráfico de drogas y prostitución, así como su participación involuntaria en los conflictos armados.

El Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC), guiado por los principios consagrados en el Convenio núm 138 sobre la edad mínima y el Convenio número 182 sobre las peores formas de trabajo infantil de la OIT, trabaja para alcanzar la abolición efectiva del trabajo infantil.

Normas laborales

Uno de los principales objetivos que se fijaron para la Organización Internacional del Trabajo (OIT) cuando se fundó en 1919 fue la abolición del trabajo infantil. Desde una perspectiva histórica, el principal instrumento de la OIT para alcanzar el objetivo de la abolición efectiva del trabajo infantil ha sido la adopción y la supervisión de normas del trabajo en las que se aborda el concepto de edad mínima de admisión al empleo o al trabajo. Además, desde 1919 50, el principio de que las normas relativas a la edad mínima deberían ir asociadas a la escolarización ha formado parte de la tradición normativa de la OIT en esa esfera. En el Convenio núm. 138 se establece que la edad mínima de admisión al empleo no deberá ser inferior a la edad en que cesa la obligación escolar.

La adopción por la OIT diez años después del Convenio núm. 182 consolidó el consenso que existía a escala mundial en torno a la eliminación del trabajo infantil 53. Este instrumento estableció los objetivos más concretos que tanto se necesitaban, sin abandonar el objetivo general expresado en el Convenio núm. 138 de la abolición efectiva del trabajo infantil. Además, el concepto de las peores formas contribuye a fijar prioridades y puede servir como punto de partida para abordar el problema principal del trabajo infantil. El concepto también ayuda a prestar atención al impacto del trabajo en los niños y al tipo de trabajo que realizan.

El trabajo infantil prohibido en el derecho internacional queda comprendido en tres categorías, a saber:

  • Las formas incuestionablemente peores de trabajo infantil, que internacionalmente se definen como esclavitud, trata de personas, servidumbre por deudas y otras formas de trabajo forzoso, reclutamiento forzoso de niños para utilizarlos en conflictos armados, prostitución y pornografía, y actividades ilícitas.
  • Un trabajo realizado por un niño que no alcanza la edad mínima especificada para el tipo de trabajo de que se trate (según determine la legislación nacional, de acuerdo con normas internacionalmente aceptadas), y que, por consiguiente, impida probablemente la educación y el pleno desarrollo del niño.
  • Un trabajo que ponga en peligro el bienestar físico, mental o moral del niño, ya sea por su propia naturaleza o por las condiciones en que se realiza, y que se denomina «trabajo peligroso»

Una tendencia alentadora

Las nuevas estimaciones y tendencias globales se presentan bajo tres categorías:

  • niños económicamente activos,
  • niños que trabajan y
  • niños que realizan trabajos peligrosos.

Las nuevas estimaciones indican que en 2004 había aproximadamente 317 millones de niños económicamente activos de 5 a 17 años de edad, 218 millones de los cuales podrían considerarse niños trabajadores. De estos últimos, 126 millones realizaban trabajos peligrosos. Las cifras correspondientes al grupo de edad más limitado de 5 a 14 años eran de 191 millones en el caso de los niños económicamente activos, de 166 millones en el de los niños trabajadores, y de 74 millones el de los que se dedicaban a trabajos peligrosos. El número de niños trabajadores de 5 a 14 años de edad y de 5 a 17 años se redujo un 11 por ciento entre 2000 y 2004. Sin embargo, se redujo mucho más en el caso de los trabajos peligrosos: un 26 por ciento en el caso del grupo de 5 a 17 años y un 33 por ciento, en el de 5 a 14 años.

La incidencia del trabajo infantil (porcentaje de niños que trabajan) en 2004 se calcula en 13,9 por ciento en el caso del grupo de 5 a 17 años de edad, en comparación con un 16 por ciento en 2000. Sin embargo, la proporción de niñas entre los niños trabajadores permaneció constante.

La visión de conjunto que se desprende de estos datos es, pues, muy alentadora: El trabajo infantil está disminuyendo, y cuanto más perjudicial el tipo de trabajo y más vulnerables los niños afectados, más rápida ha sido la disminución.

Edad mínima para trabajar

Uno de los métodos más efectivos para lograr que los niños no comiencen a trabajar demasiado temprano es establecer la edad en que legalmente pueden incorporarse al empleo o a trabajar. Más abajo figuran los principios fundamentales del Convenio de la OIT por lo que respecta a la edad mínima de admisión al empleo.

  • Trabajo peligroso Ninguna persona menor de 18 años debe realizar trabajos que atenten contra su salud o su moralidad.
  • Edad mínima límite   La edad mínima de admisión al empleo no debe estar por debajo de la edad de finalización de la escolarización obligatoria, por lo general, los 15 años de edad.
  • Trabajo ligero   Los niños de entre 13 y 15 años de edad podrán realizar trabajos ligeros, siempre y cuando ello no ponga en peligroso su salud o su seguridad, ni obstaculice su educación, su orientación vocacional ni su formación profesional.

Comprender mejor el problema

La mejora del conocimiento sobre el concepto del trabajo infantil ha ido aparejada de un mejor entendimiento de la problemática y sus causas.

Abarca todos los sectores económicos

En el Informe global de 2002 se indicaba que la gran mayoría (70 por ciento) de los niños que trabajan se dedica al sector agrícola y que en la economía informal es donde se concentra casi todo el trabajo infantil en todos los sectores económicos 56. Además, el género desempeña una función importante al determinar los distintos tipos de trabajo que realizan las niñas y los niños. Por ejemplo, en el trabajo doméstico hay una mayor presencia de niñas, mientras que en las minas y canteras la presencia de niños es muy superior. La situación se agrava cuando, como sucede con el trabajo doméstico en muchos países, el tipo de trabajo de que se trate no está reglamentado en un gran número de países.

Nuestro conocimiento de las causas del trabajo infantil también ha mejorado a medida que se han planteado distintas perspectivas académicas para abordar el problema. La consideración del trabajo infantil como un producto de las fuerzas del mercado – la oferta y la demanda – ha sido un enfoque provechoso, que toma en cuenta el comportamiento tanto de los empleadores como de los hogares.

Trabajo infantil y la pobreza

La pobreza y las crisis económicas desempeñan sin duda una función importante, si no un papel clave, para determinar el mercado de trabajo infantil. A su vez, este último contribuye a perpetuar la pobreza. Por ejemplo, algunas conclusiones empíricas extraídas recientemente por el Banco Mundial en relación con el Brasil ponen de manifiesto que un acceso temprano a la fuerza de trabajo reduce las ganancias a lo largo de la vida entre un 13 y un 20 por ciento aproximadamente, lo que aumenta en gran medida la probabilidad de terminar sumido en la pobreza.

Sin embargo, la pobreza no basta para explicar el trabajo infantil, y desde luego no explica algunas de las formas incuestionablemente peores de trabajo infantil.

Trabajo infantil, y los derechos humanos

Es preciso adoptar una perspectiva de derechos humanos para entender mejor el problema, ya que se centra en la discriminación y la exclusión como factores que contribuyen al mismo. Los grupos más vulnerables en relación con el trabajo infantil suelen ser los que sufren discriminación y exclusión: las niñas, las minorías étnicas y los pueblos indígenas y tribales, las personas de clase baja o de una casta inferior, los discapacitados, las personas desplazadas y las que viven en zonas apartadas.

En 2002, el período extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas en favor de la infancia aprobó un enfoque de integración que incorporaba el trabajo infantil al programa de desarrollo. Ello entrañaba la necesidad de establecer un nuevo objetivo para el movimiento mundial de lucha contra el trabajo infantil. En términos políticos, ello conllevaba la incorporación del trabajo infantil al programa de los ministerios de finanzas y de planificación, ya que, después de todo, el movimiento mundial tiene que convencer a los gobiernos de que actúen para acabar con el trabajo infantil. La eliminación del trabajo infantil está, pues, más relacionada con la adopción de una serie de decisiones políticas que con una labor tecnocrática. Además, la situación real cotidiana de inestabilidad y crisis obstaculiza los intentos de realizar progresos.

Objetivos y metas mundiales

En el plan de acción se propone que la OIT y sus Estados Miembros sigan procurando lograr el objetivo de la eliminación efectiva del trabajo infantil comprometiéndose a eliminar todas las peores formas de trabajo infantil para 2016. A tales efectos y de conformidad con el Convenio núm. 182, todos los Estados Miembros deberían concebir y poner en práctica medidas apropiadas de duración determinada para finales de 2008. Si nos basamos en las tendencias respecto del trabajo infantil que se ponen de relieve en la parte I de este informe, se llega a la conclusión de que es posible alcanzar la meta de la eliminación de las peores formas de trabajo infantil para 2016. Por otra parte, esta meta sería concomitante y contribuiría tanto a los ODM como a la abolición efectiva de todas las formas de trabajo infantil, que es la meta fundamental de la OIT.

La acción de la OIT en pro de la abolición del trabajo infantil se ha intensificado en los últimos cuatro años, y desde la publicación del primer Informe global sobre este tema se han logrado avances considerables. En los próximos cuatro años el desafío consistirá en que la OIT trabaje de manera más centrada y estratégica para actuar como catalizador de una alianza mundial revitalizada en apoyo de la acción nacional encaminada a abolir el trabajo infantil. Esta transformación del enfoque con respecto al liderazgo mundial permitirá garantizar que la OIT contribuya de manera más eficaz a relegar el trabajo infantil a la historia.

Fuente: http://www.un.org/es/events/childlabourday/background.shtml

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 de junio de 2013 en Deberes para hoy

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Siria: declaración de Ted Chaiban, Director de Emergencias de UNICEF

unicef“El conflicto de Siria es una de las crisis más graves que afrontan hoy los niños en el mundo. Se ha destrozado la vida de cuatro millones de niños y toda una generación está en riesgo.

Pese a las dificultades, UNICEF y nuestros aliados hemos ampliado significativamente la respuesta dentro de Siria. Desde el comienzo de 2013, más de 10 millones de personas en Siria tienen acceso a agua potable y agua para uso doméstico. Un millón de niños han sido vacunados contra el sarampión en Siria y 600.000 en los países vecinos. En este contexto, es importante rendir homenaje a la increíble capacidad de resistencia del pueblo sirio y de las organizaciones, sin la cual no habrían tenido éxito nuestros esfuerzos humanitarios colectivos.
UNICEF también está proporcionando a los niños sirios en Jordania, Líbano e Irak, acceso a agua potable, vacunas contra enfermedades mortales, la oportunidad de recuperar el aprendizaje, y superar los horrores que han presenciado. Las comunidades de acogida que también están poniendo sus esfuerzos tendrán igualmente acceso a estos servicios.
Todavía hay mucho más por hacer. La crisis en Siria está empeorando día a día, y la llegada del calor del verano trae nuevos riesgos. Las temperaturas están aumentando en un momento en que el agua potable es cada vez más escasa, y las condiciones sanitarias empeoran. Los niños podrían ser especialmente vulnerables en una crisis de salud pública.
Este llamamiento trata de salvar las vidas de los niños. Por ello UNICEF solicita recursos adicionales. Nuestro actual déficit de financiación es de unos 300 millones de dólares, cuyo destino es mantener el nivel actual de asistencia y ampliarla para cubrir las crecientes necesidades humanitarias de los niños y sus familias en Siria y en la región.
En el llamamiento general, nuestra prioridad fundamental es proporcionar agua potable, saneamiento adecuado y vacunas para proteger a los niños contra las enfermedades. Nuestras otras prioridades son ayudar a los niños a ponerse al día en la escolarización que han perdido y protegerles contra las diversas formas de violencia y abuso.
UNICEF está muy agradecido a los donantes que han sido tan generosos en la aportación de fondos para llevar a cabo nuestros programas de asistencia humanitaria desde el comienzo de la crisis. A la luz de este llamamiento sin precedentes y en el entorno actual de recursos limitados, es importante ampliar la base de donantes incluyendo la participación del sector privado.
Cuanto más dure el conflicto, más difícil será curar las profundas heridas que quedan atrás. UNICEF hace un llamamiento a todas las partes en el conflicto, y los que tienen influencia sobre ellos, para reafirmar el principio de que la guerra no es un lugar para los niños y que deben ser protegidos de la violencia en todo momento”.
 
Deja un comentario

Publicado por en 10 de junio de 2013 en Deberes para hoy

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La grandeza de las personas

unicef

Hay una constante, repetida cada día de mi vida, en casa, en la calle, en el trabajo: la grandeza de las personas. Vivimos rápido, nos arrastran las circunstancias y la sobreinformación. Pero siempre está ahí, todos los días saltan ejemplos de esa grandeza, anónima o pública, pero la misma, igual de grande en unos casos y otros. No caben en un post, así que serán muchos, porque no se puede quedar escondida, no puede pasar desapercibida, no podemos no ver lo que realmente somos, lo que está en la esencia de los seres humanos.

Mi compañero Andrés Conde habla mucho de la grandeza de las personas, porque en estos tiempos tan difíciles, hay socios de UNICEF que nos cuentan el esfuerzo que les supone mantener su apoyo, pero su compromiso es tan fuerte que se quedan en el paro y pasan necesidades pero se resisten a dejar de contribuir a la lucha por la supervivencia, el desarrollo y la protección de los niños.

Hay muchos casos. Hoy resumo uno en este párrafo. Es una señora, socia de UNICEF hace más de dos décadas, tiene más de 65 años y se ha quedado sola, sin trabajo ni pensión. Y no quiere, no quiere, no quiere dejar de ser socia de esta organizacióngrandeza. Es un honor, un privilegio, un orgullo, contar con personas de esta calidad, socios y no socios. Y es gracias a ellas que conseguimos cosas como llevar el tratamiento contra la desnutrición a 527.000 niños, solo en el Sahel, solo en lo que va de año. Son vidas salvadas que, gracias a personas como esta señora tienen una oportunidad.
Este es el mundo, desgarrador, injusto, desordenado, pero estas son las personas: grandes. En su corazón, su alma, o dondequiera que esté alojada la grandeza que nutre el ejercicio de los valores humanos.
No podemos permitir que pase desapercibida.

Raquel Fernández, Directora de Comunicación de UNICEF España

Fuente: http://www.unicef.es/actualidad-documentacion/blog/la-grandeza-de-las-personas

 
Deja un comentario

Publicado por en 12 de diciembre de 2012 en Deberes para hoy

 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , ,

Los niños más vulnerables de áfrica

Cada día después de la escuela, la keniata Nelly Wangui, de nueve años, se apresura a regresar a casa con un atado de leña en la cabeza. El bolso de papel en el que lleva sus libros va encima de todo, y ella está siempre atenta a que no se le caiga.

Aunque la historia de Wangui suena típica de las niñas y niños pobres que viven en áreas rurales, ella reside en la capital, Nairobi. Y su vida se parece mucho a las de miles de menores del tugurio de Korogocho y de otros similares de esta nación de África oriental.

Aunque los niños de áreas urbanas tienen más probabilidades de sobrevivir a su primera infancia y de cumplir cinco años porque acceden a mejor nutrición, salud y educación que sus pares de las zonas rurales, esto no se aplica a quienes viven en barrios hacinados de las ciudades.

Solamente en Korogocho, las estadísticas del gobierno estiman que 200.000 personas viven en hacinamiento y pobreza extrema, y sin servicios básicos. Aquí, las existencias infantiles son una continua lucha por la supervivencia. ”A medida que las experiencias de la infancia se vuelven más urbanas, lo mismo ocurre con las experiencias de privación extrema y con una continua lucha por la supervivencia para los niños que viven en tugurios urbanos”, dijo Ken Onyango, un pediatra de Nairobi que trabaja voluntariamente en áreas tugurizadas aledañas a la ciudad.

Según el informe “Estado Mundial de la Infancia 2012: Niñas y niños en un mundo urbano”, divulgado el martes 28 por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), una cantidad en aumento de menores de barrios hacinados se sitúan entre los más vulnerables del planeta.

Mientras el mundo se urbaniza cada vez más, con casi la mitad de su población viviendo en ciudades, la experiencia urbana implica pobreza y exclusión para muchos. ”Cuando pensamos en la pobreza, la imagen que viene a nuestras mentes suele ser la de un niño en una aldea rural”, dijo el director ejecutivo de Unicef, Anthony Lake. ”Pero hoy en día, un número cada vez mayor de niños y niñas que viven en tugurios y barrios marginales se cuentan entre los más vulnerables y desfavorecidos del mundo; en efecto, no tienen acceso a los servicios más básicos ni gozan del derecho a prosperar”, planteó.

Según el informe, aunque las ciudades ofrecen las ventajas de las escuelas, clínicas y parques urbanos, las mismas urbes son también escenarios de las mayores desigualdades en la salud, la educación y las oportunidades para la infancia. El informe señala que alrededor de la mitad de los niños y niñas de áreas urbanas de África subsahariana no son registrados al nacer y que la mayoría no son inmunizados.

También muestra que en las áreas con alta población, la cobertura de vacunación suele ser baja. ”Como los tugurios son considerados ilegales, el gobierno no siente ninguna obligación de garantizar que sus habitantes tengan acceso al agua y a un saneamiento adecuado”, explicó John Otieno, promotor inmobiliario urbano. ”En Kenia faltan iniciativas amigables con los niños en la conceptualización de la infraestructura urbana. A menudo, los constructores privados se apoderan del espacio disponible para que los niños jueguen”, agregó.

Uno de cada tres habitantes de las ciudades vive en barrios marginales, y en África la proporción es de seis por cada 10. El informe de Unicef plantea que la población urbana experimenta el crecimiento más rápido en África, seguida de Asia. Y aunque cada vez más niños africanos crecen en áreas urbanas, la proporción de aquellos que residen en tugurios en países como Ghana, Nigeria, Sudáfrica y Kenia también va en aumento. Según el estudio, alrededor de dos tercios de quienes viven en Nairobi lo hacen en asentamientos informales hacinados. Se estima que la ciudad tiene 3,1 millones de habitantes.

Wangui es parte de estos números. Pero penurias como la suya quedan ocultas en las estadísticas nacionales, que solo reportan promedios generales.

“Las carencias de algunos quedan disimuladas por los excesos de otros. En educación, por ejemplo, en los países de África oriental ahora se imparte enseñanza primaria gratuita. Las estadísticas muestran mejores niveles de matriculación, pero a menudo quedan ocultas las bajas inscripciones en los tugurios urbanos”, dijo Dave Ndonga, maestro de escuela en Mukuru kwa Njenga, un barrio hacinado de la capital.

Según el informe, en muchos países africanos como Ghana, Zambia, Zimbabwe y Tanzania, los niños de barrios informales tienen menos probabilidades de ir a la escuela. Sin embargo, las estadísticas nacionales Tanzania muestran que la matriculación escolar se duplicó, llegando a alrededor de 97 por ciento. ”Los niños de áreas tugurizadas abandonan la escuela por los costos adicionales de compra de uniformes e incluso de materiales para escribir.

Pero realmente se presta muy poca atención a la naturaleza de la educación disponible para los niños de esas zonas. Algunas clases tienen hasta 100 estudiantes por maestro”, explicó Muigai Ngugi, activista por los derechos infantiles en Nairobi. Ngugi agregó que estos niños tienen más probabilidades de caer en abuso de drogas y alcohol, así como de participar en actividades delictivas al inicio de la adolescencia, a causa del ínfimo control que sobre ellos ejercen los adultos.

Y aunque muchos países africanos han reducido drásticamente las muertes de menores de cinco años, la proporción es más alta en los tugurios. Esto se debe a que, según Unicef, las mujeres de esos asentamientos carenciados son más proclives a cesar el amamantamiento de sus bebés que las residentes en zonas rurales, exponiéndolos a riesgos de salud e incluso a la muerte antes de su quinto cumpleaños.

En Kenia se registran 77 muertes por cada 1.000 nacimientos de bebés vivos. Sin embargo, pero en las zonas urbanas marginales de este país la relación es de 151 a 1.000. Las principales causas de estas muertes son la neumonía y la diarrea. Ambas enfermedades se pueden prevenir.

“Unicef insta a los gobiernos a otorgar a los niños un lugar central en los procesos de planificación urbana, y a ampliar y mejorar los servicios para todos”, señala la agencia. El entorno en el que vive la infancia determina en buena medida su bienestar. Urge incorporar sus necesidades y prioridades a los esfuerzos para mejorar viviendas, infraestructura, seguridad y gobernanza, agrega.

02.03.2012 · IPS · Miriam Gathigah · (Nairobi)

http://periodismohumano.com/sociedad/educacion/ninos-de-tugurios-africanos-son-los-mas-vulnerables.html

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.119 seguidores